¿Quieres conocer nuestra fábrica de mantecados?

Estepa, o como mejor la llamamos sus ciudadanos, “la ciudad del mantecado” es el punto de partida de nuestra empresa, su cuna y la ciudad que nos ha brindado la tradición por los dulces desde 1966. La denominación de origen Estepa ha cuidado y garantizado la calidad de nuestros dulces desde tiempos inmemoriales haciendo de este conjunto histórico artístico la auténtica industria del mantecado.

En este post os presentaremos parte de la historia de los mantecados en nuestra tierra, las raíces de El Patriarca y las excursiones organizadas a nuestra fábrica.

Estepa

Estepa es un pueblo que exporta principalmente mantecados, dulces navideños y aceite de oliva virgen extra. Los productos de ambos sectores tienen certificados de calidad, los primeros Indicación Geográfica Protegida mantecados y polvorones de Estepa y el aceite de oliva virgen extra, la Denominación de Origen Estepa.

El «Balcón de Andalucía», como popularmente se conoce a Estepa, nace en alto del cerro de San Cristóbal, desde donde se puede divisar  Sevilla, Córdoba o Málaga e incluso las cumbres de Sierra Nevada.​

Como bien anunciamos nos encontramos con un conjunto histórico artístico desde 1965 ya que posee numerosos monumentos civiles y religiosos que ostentan gran valor artístico y arquitectónico.  En estepa es muy célebre visitar los diferentes miradores que se encuentran ubicados en los alto del pueblo para poder divisar la campiña. A su vez , son muy populares sus fiestas y ferias durante todo el año destacando por excelencia la semana santa estepeña.

 

 

Nuestra historia

Entorno al 1559 la mermelada y la miel de Estepa ya eran de renombre. Los mantecados estepeños aparecen por primera vez en un documento de venta que la Orden de Santiago firmó a favor de un banquero genovés de la familia Centurión. Tristán Gómez, repostero, aparece como testigo de esa venta.

Concretamente los dulces estepeños hacen referencia a la fundación del convento de Santa Clara fundado en 1559, afamado por su labor repostera de más de 400 años.  Tradicionalmente había tanta demanda de mantecados por parte de grandes ciudades como Sevilla, Madrid o Valencia, que contrataron a confiteros profesionales para cubrir tal volumen de ventas. Los dulces se hacían con cacao exportados desde Caracas. En este convento puedes encontrar alusiones a diferentes recetas antiguas de estos dulces tan navideños.

Como culmen empresarial de esta labor tan arraigada a la tradición y cultura de nuestra ciudad nace El Patriarca, la empresa encargada de continuar esta herencia , que nos viene de padres y abuelos y abastecer del más puro deleite de nuestros dulces a todos nuestros públicos.

Excursiones organizadas

Nuestra fábrica de mantecados ha sido una visita por excelencia organizada por colegios, institutos y universidades en su mayoría. En el mismo establecimiento tenemos nuestra fábrica, donde deseamos recibiros y explicaros todo el proceso de elaboración de nuestros dulces navideños. Además de una visita por nuestra hermosa cuidad, os invitamos a vivir una experiencia diferente y dulce a todo turista que quiera probar el sabor de nuestra tierra.

¿Te animas a probar el sabor de un mantecado de verdad recién hecho? Visítanos y te dejaremos con la boca abierta.